¿Qué es una carga inmobiliaria?

¿Qué es una carga inmobiliaria?

¿Qué es una carga inmobiliaria?

Hoy queremos resolver algunas dudas sobre las cargas inmobiliarias para facilitar la comprensión de los pasos o trámites previos (y posteriores) que debemos llegar a cabo en la adquisición de una vivienda.

Se considera carga inmobiliaria el derecho de un tercero sobre algún inmueble (embargo, hipoteca, arrendamiento). La carga ha de estar reflejada en el Registro de la Propiedad para hacerla pública, garantizando de este modo la seguridad jurídica para comprador y vendedor.

La carga supone una limitación de uso y de propiedad. Es decir, si encontramos una vivienda que no está libre de cargas, hemos de entender que ésta no está libre para ser comprada ni vendida hasta que se liquide  la carga y se debe responder de esta carga. Por el contrario, si la vivienda está efectivamente libre de cargas, quiere decir que el propietario tiene libre uso sobre este inmueble.

Por lo tanto, antes de comprar una vivienda debemos cerciorarnos de que no existen cargas adscritas a ese inmueble; para ello, podemos recurrir al Registro de la Propiedad y comprobarlo.

La carga más clásica que solemos encontrarnos es la hipotecaria.

Un dato importante es ser conscientes de que un contrato hipotecario con un banco, no finaliza con el pago de la última mensualidad, sino al levantarse esta carga de manera burocrática.

Como decimos, para comprobar que la vivienda en la que estamos interesados no está sujeta a este tipo de cargas, en ALIA SERVICIOS INMOBILIARIOS proporcionamos al futuro comprador una nota simple del inmueble para conocer en qué estado se encuentra a nivel fiscal (embargos, afecciones, hipotecas…).  

Además, nos aseguramos de que el propietario cumple sus obligaciones vecinales en la comunidad: está al día de pagos comunitarios, conocer las derramas, gastos mensuales… Así como conocer si está al corriente de los pagos de los tributos municipales (como el Impuesto de Bienes Inmuebles). En este caso, el propietario  tiene la obligación de vender la casa libre de este tipo de deudas.

 

Si deseamos adquirir una vivienda sujeta a carga hipotecaria, tenemos 3 opciones:

1. Exigir al vendedor que cancele la hipoteca para que cuando adquiramos el inmueble esté libre.

2. Retener la cantidad pendiente de pago hipotecario y poder, así, hacernos cargo.

3. Subrogarse a la hipoteca. Para lo que necesitaremos el consentimiento de la entidad acreedora.

En cualquier caso, nuestra mayor recomendación es la de contar con los servicios de una asesoría profesional para ayudarnos a resolver todas las dudas que nos puedan surgir en el ámbito de las cargas inmobiliarias y ayudarnos con todas estas gestiones burocráticos y fiscales que éstas acarrean

Leave a Comment

Your email address will not be published.